BRAZALETE A MEDIDA Y A MANO POR ANTONIO ENRILE

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y este video es la clara muestra de lo cierto de este dicho. Solo les puedo animar a que lo disfruten pues hay un gran trabajo detrás de él.

Antonio me ha hecho gemelos, zapatos, slippers de casa, de esmoquin, correas, cinturones, carteras… y solo puedo decir que es de los artesanos de la piel más polivalentes que he conocido. Quienes hayan visitado su taller habrán disfrutado seguro con la infinidad de productos que salen de sus manos; algunos auténticas obras de arte.

Aunque me gusta que los relojes conserven su correa original y cambiarla cuando lo necesiten por otra idéntica también de la casa, con este IWC Portuguese (Valjoux 7750), me apetecía darle un toque de color. Y cómo no Antonio lo iba a solucionar. A pesar de estar un poco obsesionado con que no quede espacio alguno visto en el pasador y que quede algo mullida la correa el resultado no pudo ser más satisfactorio.

Para que Antonio te haga una correa a medida es suficiente con cumplimentar una sencilla ficha que te envía. En ella se recogen los detalles necesarios siendo el momento de variar alguna medida sobre la correa que ya se dispone. De esta forma si el cierre no queda centrado o la correa le queda larga o corta, el cliente puede mandarle esas observaciones para corregirlo en la nueva. También suele pedir alguna fotografía del cierre (hebilla o deplo). Para la elección del color y grosor del hilo Antonio asesora mandando fotos de diferentes brazaletes y relojes. Por ejemplo, en el reloj del video los pasadores son curvos en la caja, por tanto su realización es más compleja que la del pasador recto común. Este tipo de pasadores hace que la correa estéticamente siga la línea de la caja.

Hay otros relojes que presentan singularidades como, por ejemplo, los cierres deployantes, cuya correa debe tener exactamente una medida en la zona donde el cierre “pellizca”. No solo hace correas de cordovan sino también de lagarto, una excelente opción para relojes vintage.

Una ventaja de hacerse un brazalete a medida es que el nuevo no necesitará 10 agujeros, con tres serán suficiente, puesto que están hechas a medida. Pero permitirme no estropear este maravilloso video y dar por terminada la letra para volver a disfrutar de tan maravilloso trabajo.

noticia aparecida en elaristocrata.com

Share this post